Follow by Email

lunes, 14 de abril de 2008

CAN I PLAY WITH MADNES


Mientras transcurría la mañana de una espera q se antojaba eterna, la mayoría aprovechó este lapso para medio dormir, pero de repente inició la locura, algunos desaforados corrieron hacia la puerta sin tomar en cuenta la fila o q faltaban alrededor de 8 horas para la hora programada de ingreso… este sobresalto borró cualquier rastro de sueño, en todos excepto en uno cuyo nombre no voy a repetir por no sonar redundante.

Viendo el lado amable, en este alboroto alguien hizo lo imperdonable: olvidó en el suelo una cerveza “Costeña” q fue bien aprovechada por los cinco jinetes del Apocalipsis. Pero ni el jugo de lúpulo lograba q el tiempo transcurriera más rápido... aunq los organizadores casi lo logran, ya q en un acierto q fue cátedra de producción abrieron las puertas 2 horas antes de lo previsto. Pero la vida no es todo lo q uno quiere ni uno quiere todo lo q le da la vida, por q esto implicaba q todos quienes planificamos alimentarnos a las 14:00 cayéramos en cuenta q eso de comer quedaba en el pasado. Aunq pudo ser peor, este desfase en el itinerario provocó una lluvia de cobijas, mochilas, paraguas y tantas otras cosas con las q no se puede ingresar a un concierto metalero y q muchos pretendían q alguien las recoja antes de la entrada pero tuvieron q elegir entre abandonarlas o no entrar… una elección difícil??, lo dudo. Ventajosamente este no fue el caso de los valientes quienes fueron como guerrilleros y ni cinturón llevaron al concierto, así q nada fue abandonado.

Mientras duraba el apretón cual trolebús en la pradera de la vida empezábamos a asimilar q nos habíamos hecho acreedores a 10 horas de hambre, pero comprobé una vez más q dios cuida a los niños a los borrachitos, y existe ventaja cuando se aplica por partida doble. Ya q al grito de “Ayudo a acabar comida” la minoría mechuda se solidarizó y nos llegó un salchichón de mortadela con una funda de pan en rebanadas, por logística tocó improvisar, y realizar la mezcla mortadela/pan dentro de la boca. Y solo para q no quede duda de q Dios me cuida, tras patear una funda abandonada en el suelo encontramos unos sanduchitos q estaban mas q buenos.

A los cinco jinetes del Apocalipsis se les unió el can q cuida la puerta del infierno, quien para pasar de incógnito fue rebautizado como Eddie, el cuál fue compañero de espera primero fuera y luego dentro del lugar del público, aunq durante el concierto desapareció… de seguro el muy infeliz tenía pases backstage y los disfrutó solo.

Así q tras una requisada en la q osaron tocar partes q algunas de mis ex no han tenido oportunidad de conocer ingresamos a continuar con la espera… muchos piensan q es demasiado sacrificio, solo puedo decirles q están ciegos, demasiado ciegos para entenderlo (He said you're blind, too blind to see)

1 comentario:

  1. Ademas no toca olvidar que despues del momento crucial del alimento aparecio otro gran problema, el cual fue resuelto valerosamente por el grito de "ayudo con bebidas", solo con decir esto las personas abrieron su corazones y nos brindaron alguna gaseosa (pero más fue para do tener mas pérdidas); pero eso no fue todo al lado de los sanduches que se encontraron, aparecio una botella de agua totalmente sellada, la cual ayudo a saciar la sed de los 5.

    ResponderEliminar