Follow by Email

jueves, 21 de noviembre de 2013

Sufre sufridor

Hey gente
Parece q al fin estoy superando mi periodo de vagancia literaria, y es q material para escribir no me ha faltado; pero no lo he plasmado aquí. Así q si en un futuro alguien se topa con q ando comentando acerca de temas no muy actuales, pues ese alguien ya sabe el motivo.
Ahora sí, lo q nos atañe. La semana anterior me encontraba en la previa de un homenaje a los Big Four del Trash metal, y durante dicha espera mis acompañantes y yo nos encontrábamos filosofando acerca de la calidad musical de los últimos trabajos de Dave Mustaine (para quien no los conozca, mi contribución de hoy será sacarle del lodazal de la ignorancia informándole q es el fundador/cantante/guitarrista/compositor de Megadeth); y pues llegamos a un criterio con el q todos estábamos de acuerdo, y es q si bien los cuatro últimos discos de Megadeth son buenos, ninguno es MUY bueno, musicalmente son elaborados y tienen calidad, pero les falta esa energía q se sentía en los primeros discos, donde se sentía esa rabia tan cruda q generaba empatía y ganas de lanzar la silla por la ventana solo por el gusto de ver a quien le cae en la cabeza.
Para quien ha seguido a la banda y su cantante, sabrán q Mustaine ha pasado por muchos problemas gracias a sus demonios personales, y q ahora se encuentra en una etapa donde vive haciendo las paces con la vida y gozando el momento, en fin, siendo feliz. Atrás quedaron todos esos resentimientos q generaban ira y enojo contra el mundo en general. Esos conflictos internos de envidia contra Metallica (sus ex archienemigos oficiales) y esa necesidad de demostrarle al mundo q es el mejor y q fue un grave error echarlo de la banda.
Q por q menciono esto?? (Habrá quien diga “comenzó con su cantaleta!!”), pues es para hacer una breve introducción mediante un ejemplo real del cómo el momento personal de un artista influye directamente en el resultado de su trabajo. Y es q si bien es cierto un verdadero talento siempre producirá un buen producto, se necesita más q eso para producir un excelente producto.
Ejemplos de ello los hay en todos los géneros, quien puede decir q la obra de Van Gogh sería tan emotiva si quien las creo no hubiera pasado por tanto sufrimiento y dolor? En cuanto a la literatura, voy a mencionar solo dos (con las respectivas disculpas para Emilio Salgari, Hemingway, Cervantes, Tenesse Williams, Capote, Kafka, Tolstoi; entre otros q se me quedan en el camino); uno de los casos con los q más me encuentro en contacto (y q para nadie es un secreto q es uno de mis autores favoritos) es Stephen King. Sus obras siempre han estado marcadas por los demonios personales con los q ah estado luchando en determinado momento de su vida, El Resplandor habla de su alcoholismo, la Torre Oscura de su drogadicción, Carrie de los problemas juveniles q observo cuando tuvo q trabajar como profesor en una secundaria sin poder hacer nada al respecto (y en lo personal no quiero ni saber con q carajo estaba lidiando cuando escribió “It”), ahora q ya se encuentra en su etapa de “abuelo feliz”, sus libros siguen siendo entretenidos, pero ya no tratan temas personales, de hecho los personajes centrales ya no son un clon de King, y las tramas tratan temas variados, pero si me preguntan, les falta ese aire oscuro y sombrío de sus obras de antaño, es como q ahora busca el final feliz, y eso, no le va.
Otro ejemplo q me encanta es el del autor del Cuervo (el poema, no el comic), me refiero a Edgar Allan Poe, cuya vida fue tan oscura como sus obras, y q mientras más conflictiva su vida (alcoholismo, adicción al opio, principios de esquizofrenia y hay quien afirma q hasta necrofilia) más interesantes sus obras (la caída de la casa de Usher, el gato negro, el entierro prematuro, entre otras), y pues, por genio q era, seguramente si hubiera nacido en una casa acomodada, o si recibía el apoyo de su familia para escribir (su padrastro lo desheredó) seguramente habría cumplido su sueño de editar su propio periódico, pero dudo q habría llegado a ser uno de los iconos de la literatura.
Como ya dije, de esos ejemplos los hay de sobra, y en todos los géneros de arte (de la música ya no voy a argumentar nada mas q entre Mustaine, el Kurt, Morrison, Eddie Vedder y demás, no creo q pueda añadir algo trascendente) pero el objetivo de este post no es el de mencionar lo obvio, si no, más bien de expresar lo q siento al respecto.
Y es q por muy fresa q suene, cuando disfruto tan de cerca la obra de alguien (principalmente un disco o un libro), suelo tener la sensación de q voy conociendo a quien la produjo, y por ende, me preocupo de q le vaya bien, me alegra cuando triunfa y me entristece cuando sufre. Por eso, volviendo al ejemplo con el q abrí mi post, me siento feliz de q Mustaine haya visto la luz, de q se la goce, de q disfrute tocar, de q ya no salga al escenario con cara de querer golpear a toda la primera fila (hasta de blanco se anda vistiendo ahora); pero eso no me quita esa sensación egoísta de pensar q si el siguiera odiando al mundo y todos su habitantes, todavía podría disfrutar de sus discos llenos de energía. Y no voy a negar q hasta cierto punto me hace sentir mal el q alguna parte de mi le desee el mal a alguien por el simple hecho de pensar q si sufre va a producir algo q se adapte mejor a mi gusto personal (de hecho, eso no puede ser bueno para el karma), pero no puedo evitar esa sensación q en cierto nivel llega a ser decepción.
Aunque debo aclarar q soy muy consciente de q ningún artista me debe nada, ni tampoco soy el dueño de la verdad, esa sensación viene de un sentimiento muy personal y de una expectativa creada únicamente por mi psiquis, por lo q entiendo q no por un trabajo no me parezca excepcional, significa q el mismo sea malo. Y también entiendo q no se puede dar en el blanco todas las veces q una flecha se dispara; por lo q no siempre el resultado será lo q yo considere grandioso.
Sin embargo, en mi opinión (q de humilde no tiene nada), siento q puedo discernir claramente la diferencia de calidad en las cosas q me apasionan; y gracias a esa necesidad obsesivo compulsiva por el perfeccionismo es q de vez en cuando pienso “un poco de sufrimiento podría mejorar esto”. Sí, estoy consciente de q es hasta cierto punto cruel, aunq honestamente pienso q si se lo preguntan, muchos artistas preferirían sufrir a cambio de crear algo q los inmortalice, los ascienda al Olimpo, un nivel sobre sus colegas. Algo q sea una especia de pacto con el diablo: “cambio felicidad por gloria”, y es q el talento y la inspiración es algo sobre lo q no puedes trabajar arduamente, es algo con lo q se nace. El practicar la guitarra 8 horas diarias te volverá un intérprete virtuoso, pero no es suficiente para ser Yngwie Malmsteen (si no lo conocen, les doy permiso para dejar de leer y googlelearlo… salgan de su zona de confort y vivan la vida!!!). De hecho, yo mismo admito q podría seguir la rutina de Stephen King (leer 4 horas al día y escribir al menos otras 4 horas diarias) y no por eso estaría seguro de escribir un best seller. Partiendo de la premisa de q el trabajo duro te vuelve bueno, pero el talento es algo con lo q se nace, es q se me ocurrió este post, es decir, la búsqueda de un sustituto para el talento natural q despierte la vena creativa, un placebo para la inspiración, q en este caso, considero q puede ser el sufrimiento.
Tampoco se trata de ser buscar la infelicidad, el problema es q la felicidad te lleva a estacionarte en un punto agradable de tu vida, y la reacción natural del ser humano es la de hacer todo lo posible por permanecer en una situación q nos da la sensación de bienestar, de tratar de mantenernos contentos. Lo q para el punto q estoy exponiendo implicaría no crear algo impactante q provoque una reacción de nuestro entorno y q por lo tanto no cambie las alegres circunstancias en las q nos encontramos. Por ejemplo una buena rivalidad, q si bien es cierto puede dañar a sus protagonistas, los beneficiados son quienes disfrutan del producto de estas peleas; quien lo dude q vaya a encender el bombillo de la habitación donde se halla y se pregunte si podríamos iluminar artificialmente una habitación si no habría existido la enorme rivalidad entre Tesla y Edisson. O será acaso q Messi anotaba 91 goles en un año si no existía Cristiano Ronaldo? Y seguro q James Hunt nunca habría encontrado la motivación para ser campeón de no ser por q se cruzo con Niky Lauda (vean Rush, vale la pena), y eso por solo mencionar tres casos. Llevando esto al punto, será acaso q las leyendas preferirían llegar lejos sin tener alguien q siempre les pise los talones cuando intentan alcanzar su logro? Seguro q sí, pero sin esa presión, y en algunos casos sufrimiento, seguro q serian solo un talentoso más.
Aunq es no siempre es el caso, hay quien sabe disfrutar de la felicidad y al mismo tiempo seguir en movimiento para continuar viviendo, no únicamente existiendo y viendo el mundo pasar. Quien no necesita de un estimulo violento para salir del estado de reposo, aunq la verdad, en este punto no me viene ningún nombre a la mente.
Por otro lado, siendo honestos, como sociedad siempre tenemos sed de sangre, ergo: todos disfrutamos de un mártir; como masa siempre glorificaremos más a quien tuvo q superar adversidades para, a pesar de su situación, poder regalar al mundo su obra maestra (y no, no me siento mal por ello).
En fin, solamente pienso q si todos fuésemos felices la vida seria aburrida, y creo q es bueno vivir intensamente todos los estados de la vida, sean o no alegres.
Eso es todo gente, si se sienten estancados pongan el soundtrack de Rocky 4, o lo q mejor les funcione para darles ganas de salir a conquistar el mundo (siempre y cuando no sea música del hermafrodita bieber), vivan la vida y sean felices.
You can't hurt me (NO)
You can't stop me (NO)
You can't beat me (NO)
You can't bring me DOWN!!!!!!!!!!!!