Follow by Email

viernes, 2 de noviembre de 2007

LA MISIÓN INICIA

Los héroes requerían de transporte para lograr su objetivo, no podía ser cualquiera ya q debían seguir un estricto cronograma al regreso para no perder sus puestos en el consejo Jedi. Ventajosamente en su camino se cruzó Don Julio Solo, propietario y piloto oficial del Halcón Milenario doble cabina, quien estaba deseoso de ir a visitar a un viejo amigo de aventuras.

Durante la delegación de responsabilidades, Qui George Jinn en su afán de cumplir con el horario pactado, olvido su túnica térmica, situación q después pasaría factura. Los problemas de espacio se solucionaron al adecuar el compartimiento de armas como habitación/bodega y varios.

Como no podía ser de otra manera, Solo fue quien tuvo el primer turno de pilotaje, lo q les llevó hasta el planeta de los tsachilas, región q hoy en día lucha por pasar de planeta a galaxia. Nuestros Héroes se sintieron reconfortados al observar q había muchos habitantes de la Luz de América quienes también arriesgaban su físico para asistir al reino de los monos. Siempre es bueno no sentirse solo. Por otro lado fue aquí donde nuestros héroes repusieron después de un ayuno adoptado por razones filosóficas.

Mientras tanto R2-Cooler, estaba con 5 colas, seis cervezas de lata y media de tabacos.

Todo transcurrió sin mayor novedad hasta el asteroide de Baboyo, y fue allí donde Holger Wan Kenobi tomó el mando del Halcón, asesorado por Skywalker, era oficial, la misión estaba en manos de nuestros muchachos, llegó el momento de q los niños se conviertan en hombres… y los hombres en leyenda.
Desde un principio la misión puso obstáculos, entre ellos el cansancio y la penumbra de la noche, además de la inconciencia del copiloto, quien por estar payaseando mientras capturaba imágenes como esta casi provoca q la misión tenga un final abrupto.

Mientras tanto R2-Cooler, estaba con 1 cola, tres cervezas de lata y media de tabacos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario