Follow by Email

lunes, 2 de noviembre de 2009

EL PAIS DE MANUELITO

Para nadie es un secreto q pienso q mi vida es muy, pero muy genial, obviamente aun hay muchas metas y varias cosas q quisiera hacer sin mencionar todos los pendientes q se q me faltan (nada material), pero aun así me siento feliz y mucho de eso tiene q ver con mi trabajo. Por q además de q es difícil aburrirse cuando uno se dedica a algo apasionante y exigente, me permite hacer algo q me encanta, viajar, y lo mejor de todo, viajar por mi país, conocerlo y divertirme con todo lo q el camino tiene para ofrecer.

Y es q es muy fácil llegar a una ciudad en avión, conocer las locaciones recomendadas para gringos y luego mostrar las fotos de la catedral de Loja, del malecón de Guayaquil, de la playa del Murciélago o sus similares. Yo prefiero el turismo urbano, llegar a una ciudad, salir a dar una vuelta por sus calles, mezclarme con la multitud (aunq por el cantadito sea difícil en ciudades como Cuenca) y tratar de conocer gente, disfrutar de la variedad de comidas q tenemos, es decir, vivir a mi país.

Otra parte interesante de viajar por tierra es ver todo lo q el camino ofrece, el solo detenerse a preguntar por un desvío o una bifurcación ofrece una gran oportunidad de anécdotas… como ocurrió en Limón, provincia de Los Ríos, donde al averiguarle a una “dama” por la vía a Quevedo, la susodicha casi me va violando. O como sucedió en Zamora q al preguntarle a un niño, este salio huyendo con terror en sus ojos, yo solo quería q me indique el camino a Gualaquiza. E inclusive lo divertido de encontrar el NightClub “Barcelona” ubicado en San José de Chamanga (sin comentarios). Q tal la cebichería “Dos sin sacar, la alegría de la familia”, ubicada en Quevedo. Aunq no todas son divertidas, como la vez q al regreso de la hidalga y soberana republica de Tulcán tocó sortear por caminos paralelos el paro indígena y hasta la camioneta se daño en Cayambe, en resumen… 8 horas de Tulcán a Quito.

Para anécdotas, viajar a la Bonita, provincia de Sucumbíos, eso es un pueblo refundido en la selva fronteriza con Colombia, el camino tiene tramos malos y tramos pésimos, todas las bandas de las emisoras están invadidas por la señal de “radio Subversiva”, la voz de las FARC, y para colmo no hay gasolina… pero como experiencia es algo único. Pero siendo honestos lo mas recóndito q he llegado es a Taisha, un pueblo donde solo entra avioneta, la salida es por un “aeropuerto” q parece parada de bus popular y los vuelos dependen del clima, por q en Morona cuando no llueve está lloviznando.

Q es lo q solo se aprende viajando por tierra?? Pues q toda ciudad q se respete tiene q tener a sus afueras su respectivo motel, con nombres divertidos como “Decisiones” o “El Cachudo”, y su respectivo “Night club” (mejor conocido en el mundo del hampa como cabaret). Y q si solo se trata de un poblado, por pequeño q sea, no tendrá motel pero si tiene Nightclub. Moraleja, nunca, pero nunca pongas un local con luces de neón a las afueras de una población, a no ser q se trate de un negocio dedicado a los placeres carnales.

Uno se topa con cosas muy curiosas, como el ir a Guapara, provincia de Cotopaxi, y toparme en ese fin de mundo con una niña fanática de Nightwish… me devolvió la fe en la vida. O q la langosta está en veda en esmeraldas, pero si dos días después viajas al Tena puedes conseguirla sin ningún problema. Hablando de comida, hay q probar el hornado riobambeño, las allullas, el pan de Ambato, llapingachos, ceviche en Viche, fritada de Atuntaqui, camarón encocado en Mompiche, un lomo en Macas, el bolón de verde en Tonsupa, los quesos de Guaranda, los helados de Salcedo, la cascarita cuencana con su respectiva dosis de mote, ensalada de Cangrejo en Vinces, fritada en Nanegalito, biscochos en Cayambe, el tamal lojano, alfeñíques en Baños, Camotillo en Manta, Cuy en Ficoa (Ambato)… aunq el premio se lo lleva puerto Jalil, a 10 minutos de Machala, q ricos mariscos carajo!!!! Definitivamente no es un país para vegetarianos.

Algo digno de mencionar, y q, por andar quejándose del maltrato del camino, pocos lo disfrutan son los paisajes con los q uno se agasaja, un rojo atardecer en la playa del murciélago, un sol naranja en Jujan, los interminable arrozales en Montalvo, el trópico nublado en el camino a Zumbahua, el imponente Chimborazo a la entrada de Riobamba, así como el desierto a la entrada de Guaranda, el malecón de Tena, la unión del río Tomebamba con el Blanco en Morona, los pastizales de Machachi, las playas desconocidas de Esmeraldas, la represa del Paute, el camino a filo de río q une Lago con el Coca, lo adornado q esta el ingreso a Machala o el disfrutar de un clima calido en Moraspungo para luego a una hora en auto llegar al poblado del Corazón donde el viento se pone poncho. Claro q igual se ven incoherencias como la selva “adornada” con un oleoducto q te acompaña en todo el camino a Lago Agrio.

En el peor de los casos, el camino se vuelve aburrido, pero siempre se puede contar con la sabiduría de los señores profesionales del volante para amenizar el camino, ya q lo q ponen en la parte trasera de los camiones y buses es lo mas de interesante. Los hay religiosos como el “Solo Dios sabe si volveré”, los galanes “Si me pasas dile a tu ñaña q ya voy” o los q simplemente le dicen al mundo lo q opinan “Llegó tu medicina enfermo”, “Otra cachetada mas para la envidia”, “Yo también fui último modelo”, “Sufre sufridor” o “Ante los ojos de la envidia todo triunfo es un crimen”.

El camino es generoso, y no duda en compartir su sabiduría con quien se lo pide, así fue como aprendí como funcionan las camaroneras, q el verdadero batido de borojó lleva aguacate, q el pájaro azul no lo venden en Guaranda, si no en un pueblo a sus afueras, q si ves una niña bonita en Lago lo mas seguro es q sea novia de narco, q Riobamba por las noches es una de las ciudades mas peligrosas del Ecuador, q el mejor negocio en Santo Domingo es la profesión mas antigua del mundo por q sus afueras tienen muchos Nightclubs, mientras q los mariscos de Machala deben ser los mejores afrodisíacos del país por q así no mas de pasada conté como 15 moteles.

Creo q llegó el momento de herir susceptibilidades, yo se q el Ecuador está lleno de mujeres preciosas, las hay para todos los gustos, con hermosas sonrisas y cuerpos de infarto, pero como el camino da mucho tiempo para pensar, ya hice mi ranking… las mujeres mas espectaculares las fabrica Manabí, seguido de las féminas nacidas en Loja, luego viene Machala, pero seguido muy de cerca de las Cuencanas y su acento q les vuelve sexys. El resto se lo reparten en una reñida competencia.

Vuelvo a insistir en q gran parte de esto se lo merece el trabajo q tengo, por q me permite salir de la oficina, hacer trabajo de campo y el aire fresco ayuda a aclarar la mente, tanto así q uno termina apreciando lo q no tenia muy buena perspectiva, como la calma de una noche fría con brisa costera en el tope del cerro Santa Ana, debo admitirlo, lo disfrute a pesar de q Guayaquil no es mi ciudad favorita.

Y pues obviamente q se conoce la carretera y sus desvíos escondidos pero buenos para un apuro, lo q se traduce en seguridad al viajar, y eso es algo q no se compra. Además de la sabiduría de conocer hoteles… he caído en verdaderos antros donde solo falta la silueta del cadáver dibujada con tiza así como en lugares muy bonitos a pesar de su bajo precio, ahora si me jacto de q es difícil de q me agarren en bajada.

En este punto ya solo me falta Galápagos y habré conocido todas las provincias de mi Ecuador. Tanta belleza no hace mas q demostrar q mi país tiene mucho mas q ofrecer q unos negros q no pueden meter una pelota en el arco o una manga de políticos y compañeritos corruptos.

Sean felices y q la muerte llegue pronto a sus enemigos.

Back in the bus again
To catch another plane
This behavior's quite insane
But we do it for the fame, yeah
I lost my mind, I lost all my money
I lost my life to the killing road
The road will never end
It always starts again

No hay comentarios:

Publicar un comentario