Follow by Email

domingo, 8 de noviembre de 2009

UN DOMINGO SUI GÉNERIS

Para quien no lo sepa, mis domingos son sagrados, yo me dedico a la pasión de multitudes, o sea FUTBOL, es lo q yo llamo mi dosis semanal de testosterona… hombres corriendo tras un balón, diciendo malas palabras, compitiendo por ganar entre patadas, golpes e insultos. Es decir, una actividad muy divertida q me permite deshacerme de todo el estrés mientras hago deporte. Y al final del día, todos somos amigos y compartimos un vasito de cola (generalmente manzana).

Todos los domingos suponen algo diferente, anécdotas q no a todos les parecen interesantes, pero esta semana quería compartir con quien desee leerlo las incidencias de este fin de semana.

Se podría decir q el día se perfilaba como un domingo normal, todos a las 10, uno llega y siempre el organizador ya se encuentra poniéndose la vestimenta, otros deportistas (o desocupados, como prefieran) están en la misma actividad, conversamos de banalidades q terminan siendo las mismas de todas las semanas. Y fue ahí donde todo comenzó a ser un poquito diferente, parecía q no había quórum pero lo logramos, ajustamos para el 8 a 8 de cancha pequeña, o lo q se conoce como indoor, con la bien consabida incoherencia de eso se juega al aire libre.

Una vez iniciado el encuentro comenzaron los sucesos raros, para empezar anoté un gol, algo q no es muy común ya q yo me desempeño de defensa, o sea no siempre estoy en el ataque por lo q la probabilidad d q anote disminuye. Luego toma q un tipo con delirios de grandeza quiso realizar la pirueta futbolera conocida como chilena, pero con tan poca habilidad q en lugar de atinarle al balón lo q pateó fue mi quijada mientras yo rechazaba de cabeza.

Eso provocó su bien merecida dosis de malas palabras con insultos y amenazas de vendetta… pero de eso no pasó.

A partir de ahí el partido estuvo bueno, y ganamos a pesar de q anoté otro gol, pero en propio arco… tan triste q hasta autogol mandé.

Luego en el segundo partido sucedieron otros eventos anecdóticos, resulta q mis compañeros se acordaron de q son ecuatorianos y toma, enviaron la pelota fuera de la cancha… con eso de q la cancha queda alado de una quebrada, la pelota se perdió.

Menos mal siempre llevamos repuesto, lo cual no es de mucha utilidad si luego de un rato alguien envíe el balón de repuesto a la quebrada. Triste final para el partido.

Podría mencionar mi rodilla lastimada, el pelotazo en las costillas y ese tipo de cosas, pero quien tiene ganas.

O sea, saldo del partido, una victoria, un partido incompleto, una quijada hinchada y dos balones menos. Lo irónico?? Aun así me parece muy divertido y no lo cambiaría por nada.



Q la muerte llegue pronto a sus enemigos y busquen la felicidad, recuerden q las cosas no suceden, hay q hacer q sucedan.

Spoonman, come together with your hands
Save me, I'm together with your plan
Save me

All my friends are Indians
All my friends are brown and red, spoonman
All my friends are skeletons
They beat the rhythm with their bones, spoonman

No hay comentarios:

Publicar un comentario