Follow by Email

viernes, 2 de diciembre de 2011

Viaje a Lima, O "Muéranse de envidia, me fuí a Pearl Jam"

A los años q regreso a mi querido blog, la verdad es q es una muy buena terapia poder exteriorizar mis pensamientos. Y pues para mi regreso, escogí un evento q sea digno de contarse. Así q a quien interese, mis travesía al concierto de Pearl Jam en Lima.
Siempre he dicho q en Quito el único fan de Pearl Jam soy yo, habrá a quien le guste, pero fan… sigo pensando q solo yo. Pero ser fan no implica q es fácil hacer el viajecito y encontrar la felicidad.
A pesar de q ya sabía desde hace mucho q el concierto era el 18 de noviembre (fecha importante por otros motivos), me costó mucho decidirme, y no por lo arriesgado, más bien por lo económico. Para quien no sepa ya me gasté un viajecito en marzo (U2 en Buenos Aires, muéranse de envidia!!!), pero al final si se pudo, aunq por cuestiones laborales, tuve q ir por tierra, y eso es macho. Veinte y nueve horas desde Guayaquil, ya se me borraba la raya; aunq por otro lado debo admitir q la experiencia fue interesante; y es q es llamativo como el paisaje cambia como por arte de magia al cruzar la frontera, apenas el bus cruzo el letrero q dice “BIENVENIDO A PERU”, y toma q los paisaje pasan de verdes a desérticos, y eso es novedoso para mis pupilas.
La costa peruana está llena de acantilados, q aunq no son buenos para los bañistas, se convierten en una vista hipnótica. Pero tras un buen rato de paisaje, mejor me dediqué a leer. Si alguien quiere pegarse la travesía por tierra, recomiendo tomar la línea Ormeño (me entere de su existencia por mi casi hippie prima). Es una gran ventaja el saber q aunq se demore y haga varias paradas, ese bus te lleva hasta Lima, no tienes q bajarte, esperar otros buses ni tonteras. Además hay salidas desde Quito y desde Guayaquil, los buses son cómodos, pero viejos. Sin embargo todos sabemos q los buses interprovinciales no es q se caractericen por su comodidad y buen estado.
En teoría tenía una agenda apretadita. Apenas llegaba a Lima debía pasar al hotel y salir rápido para el concierto. Visualizando la película, el concierto era a las 9, llegué a Lima a las 3, pero quien se queja del tráfico de Quito, debe ir a la capital peruana. El bus se demoró dos horas y media en llegar desde el extremo norte de Lima hasta la estación del bus del centro de la ciudad. Así q en esa pérdida de tiempo quedó mi opción de bañarme.
No fui al hotel si no a dejar la maleta y a cambiarme de camiseta. Por las mismas toco correr al estadio almorzar/cenar una hamburguesa q para mi bendita suerte estaba picante. Y bajarla con un red bull helado. Pero cuando entré al estadio todo el cansancio, el hambre, y demás males se hicieron humo. En ese momento me lo creí, estaba a menos de dos horas de escuchar en vivo a Eddie Vedder y sus amigos, esa satisfacción de haberlo logrado no tiene precio.
Los de Seatle siempre han sido diferentes al resto de bandas. Sus teloneros son una banda de punk a la q ellos admiraban cuando eran jóvenes. La pista está distribuida con un espacio dedicado para q personal te provea de agua y te rescate en caso de q estés aplastado. Nunca me habían tratado tan bien en un concierto en pista. El concierto, mágico es poco, fue casi todo lo q esperaba (no tocaron off he goes). Eddie Vedder (el vocalista) siente todo lo q interpreta, ese tipo casi llora en Black (yo también), salta, grita, nunca desafina y expele una buena vibra impresionante. En resumen casi tres horas fabricadas en el cielo. Aunq termine molido, vease la foto.
Parte de haber disfrutado tanto el concierto es q el público peruano se sabía casi todas las letras, cantaban a voz en cuello, y se lo gozaron como buenos fans de Pearl Jam. Eso es un tirón de orejas a los ecuatorianos, la verdad me daba envidia ver cómo reaccionó el público, acá eso es difícil, si a veces uno hasta se siente fuera de foco cuando salta y grita como loco. En Lima me sentí parte de un grupo selecto de grungeros. Lo malo de q les guste Pearl Jam es q yo vi a mucha gente con camisetas muy chéveres, y cuando quise ir a comprar la mía no hubo nada. Eso me pasa por llegar con las justas. En resumen llegué al hotel a eso de la una de la mañana, y por fin pude tomar una buen baño y al otro día dormir como oso, me lo había ganado. Q al otro día estuve a tres metros de Eddie Vedder, eso es otra historia.
Y hasta me alcanzó para conocer Lima y tomarme un buen pisquito.
Todo esto me lleva a comentar varias cosas. Primero, es una incomprensible q acá los políticos sean tan cuadrados q aun piensen q la solución es subir a lo bruto los impuestos para cobrar solo a unos pocos. Habrá quien se diga “Y los impuestos q chu**a tienen q ver con Pearl Jam, este man ya empezó a desvariar como si fuera Charlie Sheen, pero sin las locas y sin la perica”; pues tiene mucho q ver. En Lima algún visionario redujo los impuestos, entre estos se incluían a los eventos públicos, lo q derivó en q Lima sea destino de casi todas las mega bandas (entiéndase Bon Jovi, Metallica, KISS, etc; nunca dije Don Omar ni algún otro mamalante). Tanto así q leí en un periódico q los empresarios están llegando a un acuerdo para q el próximo año los eventos se limiten a un máximo de 30 conciertos al año. Acá si no llegamos a los 30 ni sumando a los festivales vallenatos internacionales q hacen cada dos meses para deleite de sufridores. Con un poco de visión se vería q mas eventos generan mas impuestos, en masa eso es mas ingresos. Por otro lado, la economía en general se mueve, allá en Lima me encontré con mucha gente q fue única y exclusivamente a Pearl Jam, y toooda esa gente tuvo q quedarse en algún lado, tuvo q comer en algún lado y realizó compras en algún lado. Y hasta la imagen de la ciudad crece, Pearl Jam subió algunas fotos de Lima en su cuenta de facebook, hay mejor publicidad q eso?? Segundo, el tener mas eventos se culturiza a esta raza valiente q debido a la poca calidad de los medios anda cholísima, q no miran mas allá de tres criminales moviéndose como animales en celo, y para todos aquellos q se quieran jactar de nacionalistas les reto a q me digan cuantas obras de Juan Leon Mera han leído además del himno nacional (si, el escribió algunas cosas además del himno nacional). O q me digan de q se trata “Mientras Llega el día” (el libro, no la película), nombren tres pintores nacionales además de Guayasamin. Y ahora pregunten cuando fue la boda de Marian Sabaté, o si Sharon está embarazada… ven como en este país somos cholos?? Mientras acá Brahma auspicia a las Candela y Son, en Lima Brahma auspició a Pearl Jam y va a llevar a los Red Hot Chilie Peppers. Eso me provoca salir como el hijo del gato Silvestre.
Lo único q uno se lleva es lo vivido (no dije lo bebido) y esta experiencia me hizo muy feliz. Así q espero q la misma felicidad le llegue a quien lea esto. I took a drive today Time to emancípate I guess it was the beatings made me wise But I'm not about to give thanks or apologize I couldn't breathe holdin' me down Hand on my face kissin' the ground Enmity gauged united by fear 'Posed to endure what I could not forgive...

No hay comentarios:

Publicar un comentario