Follow by Email

jueves, 19 de abril de 2007

LA VIOLENCIA YA NO ES LO Q SOLÍA SER

Cuando fue la última vez q un cuadro violento me estremeció hasta los huesos… la verdad ya ni me acuerdo, pero lo seguro es q de eso ya hacen muchos años. Lo ideal sería q esto se deba a q el nivel de violencia q nos rodea hubiese disminuido, pero muy por el contrario, lamentablemente la violencia se ha vuelto tan cotidiana q es mas impactante enterarse q el Manchester United le masacra al AS Roma por 7-1 q el saber de un nuevo atentado suicida en medio oriente.

Culpar de esto a la televisión sería algo idiota, por q los medios son un simple reflejo de la sociedad en la q se vive. Pero también es cierto q la TV ha ayudado a difundir todas las “buenas” noticias, (interpreten las comillas como quieran), en las q a diario se difunde lo mas putrefacto del entorno. Lo q da para pensar, y es q las noticias no serían tan sombrías si los seres humanos no estuviesen más interesados en ver sangre q en mirar sonrisas.

De lo q si se puede culpar a los medios de comunicación es de manipular y seleccionar q hechos son los destinados a impactar y cuales deben ser solo una noticia de relleno. Para muestra el botón de más reciente, mientras hace unos días un psicópata abaleaba a 32 estudiantes en una universidad de los Estados Unidos, en el medio oriente un loco suicida mataba a 50 iraquíes, entre ellos niños, lo ocurrido en los States mereció primera plana, tanto así q se convirtió en tragedia mundial, mientras q lo de Irak solo tuvo 30 segundos en el bloque internacional. No es que una tragedia sea de mayor o menor importancia q la otra, pero los medios enseñan q 50 víctimas valen mucho menos q 32 solo por no haber nacido en la tierra de los sueños.

Pero de lo q este fenómeno es muy culpable es de la apatía q se vive hoy en día hacia lo q ocurre en este verde y contaminado planeta. Quien puede decir, de corazón, q se sintió acongojado en los últimos días al escuchar de un atentado suicida en Irak, o al enterarse del número de muertos en Afganistán, soldados o nativos. O es más, si en realidad fue tan impactante lo ocurrido en Virginia, por q nadie q sea afectado directo del asunto ha dado muestras de dolor?? No se trata de criticar a nadie, de hecho yo mismo ya ni me inmuto cuando me entero de estas cosas, pero me parece q con esa reflexión queda demostrado mi punto.

La sed de sangre q da de comer a los medios es provocada en su mayoría por el morbo del hombre, pero también está la naturaleza, la cuál entre sus caprichos mantiene en lo mas oscuro de la psiquis humana los instintos salvajes q dictan q solo el mas fuerte sobrevive, aunq para ello deba despedazar a sus semejantes.

Prueba de ello es q los juegos de video con mayor éxito a nivel mundial sean aquellos en los q el malo de turno sangre y sufra. El crecer con esto no distorsiona la noción de bien y mal, está muy claro q si matas a alguien por cualquiera q sea el motivo, eso es malo, pero lo q si provoca es q el pensar q si el “malo” de turno sufre, se lo tenia merecido, y eso ya no sorprende a nadie, es más, se busca ver de cerca el castigo, solamente por el gusto de presenciar como el bien triunfa sobre el mal. Pero una vez más, esto insensibiliza a la violencia, no provoca violencia, como muchos desubicados quieren hacer pensar.

Pero si hablamos de tomar la violencia como algo normal, el séptimo arte se lleva el Oscar… este es un tema por demás conocido, por lo q es bueno señalarlo, para no cometer el error de q por ser tan común ignorar una de las mayores fuentes de imágenes q insensibilizan a la violencia. Basta con recordar a Freddy Kruger o a Rambo, dos íconos de la violencia en la gran pantalla, por eso si uno crece con esas imágenes, no es de sorprender q ver sangre a borbotones ya no impacte como solía hacerlo. Lo bueno de esto es q se han abierto las puertas para disfrutar películas fuertes y violentas, como The Silence of the Lambs, Natural Born Killers, o Pulp Fiction, verdaderas joyas q sin la permisividad q existe hoy en día hacia la violencia nunca habrían visto la luz. Son tan buenas q incluso provocan agradecer a la insensibilización con la q se crece.

Claro está q si la violencia se ha vuelto algo de todos los días, también lo ha hecho su mejor amigo, el sexo, eso vende lo q sea, sexo y violencia son el mejor truco publicitario, y tanto el uno como el otro se encuentran en la vuelta de la esquina. Para comprobarlo vasta con darse cuenta de lo popular q se ha vuelto hoy en día el reguetón, un género sexualmente explicito, y q a mi modo de ver ni siquiera debería ser llamado música. Este ruido habla claramente de sexo y los videos están a una tanga de ser pornográficos. Claro está q el cine no se queda atrás, para muestra Basic Instincts.

Aunq siendo justos, el genero musical q mas violencia trata es mi querido y difamado Rock, sus letras van desde la protesta agresiva hasta la ficción violenta llena de seres endemoniados. Para algunos, esto es irónico, ya q en sus orígenes, el rock era amistoso, y divertido, e inclusive, en la época hippie este promulgaba amor y paz. Pero también se debe observar q desde su concepción a manos de los blueseros de Boston, este género representaba rebeldía, la q mal manejada puede degenerar en violencia. Y con el paso del tiempo y las diferentes generaciones de jóvenes, el Rock se ha adaptado a la rebeldía de la época, el hardcore setentero, el heavy ochentero, el grunge noventero, y los new age fuertes y distorsionados.

Si el hecho de q la violencia ya no impacte tanto influye en el hecho de q la sociedad degrade o no, eso no está en discusión, por q en ese tema si hay mucha tela para cortar. Por eso la próxima vez q una un atentado suicida llene de sangre los medios, comprueben q la violencia ya no es lo q solía ser.



Nota. Quizas viniendo de alguien a quien los comics le fascinan, esto sea irónico, con eso de las peleas entre héroes, o de cómo Batman atemoriza a sus enemigos a golpe limpio, pero creo q valió la pena leerlo.
Como no quería q mi Blog se llene de imágenes violentas solo puse el sello sangrante de Superman.

No hay comentarios:

Publicar un comentario