Follow by Email

lunes, 23 de febrero de 2009

La película de la vida

Yo se q habrá muchos q se nieguen a admitirlo, pero muchas veces la vida debería parecerse a una película, y no me refiero a las espectaculares explosiones, a q el valiente siempre logre su objetivo, a las monumentales mujeres, y para las nenas, los muy masculinos galanes. Me refiero a q en muchos casos uno se topa con situaciones q podrían ser mejoradas si fuesen transmitidas en la pantalla grande.

Por ejemplo, q tal cuando uno está caminando y accidentalmente se choca con otro transeúnte, en las películas, siempre es tu media naranja, o por lo menos alguien agraciado físicamente. Y entonces se utiliza el incidente como un muy buen pretexto para entablar una conversación y quien sabe, si fuese película con Keanu Reeves, de seguro terminan tomando un café.

En la vida real la historia es muy diferente, tal y como me sucedió hace muy poco, en un día en el q mientras llegaba a una esquina pensando en q sería bueno postear en mi blog, sale una muchacha, q me superaba en masa corporal y en estatura. Por simple física, quien salió mal parado fue este pechito, y la chamaca únicamente alcanzó a balbucear “No le vi”….. Nooooo!!! En serio??? Solo por q en mi casa me dieron educación y principios le contesté “Disculpe”, y seguí mi camino. Ahora q si la vida se pareciese a una película, la niña habría sido lo suficientemente interesante como para dar una respuesta q provoque algo mas q una disculpa, y quien sabe, hasta terminábamos tomando un café. E inclusive, si la suerte nos acompaña, podría haber sido atractiva.

Hablando de atractivos, una q a mi muy personal modo de ver únicamente funciona en la gran pantalla (aunq sea en plasma), es lo sexy q se ve el sudor. Ojo q no me refiero a la situación en la q se entrelazan dos cuerpos desnudos y sudorosos producto de la pasión, en donde ya con las hormonas alborotadas todo vale. Si no más bien a los preámbulos, como por ejemplo la situación donde una pareja entabla una conversación después de haber hecho ejercicio, y como el sudor recorriendo su húmeda vestimenta provoca q la conversación vaya subiendo de tono poco a poco. En la práctica, el sudor viene acompañado de un olor un “poquito” desagradable q no hace si no matar pasiones, además de q por simple composición química no me parece q tenga un sabor q provoque comerse a besos a quien se tiene al frente. Y como anotación personal, me gusta q la piel de quien acaricio tenga una temperatura agradable, y no demasiado caliente como generalmente sucede cuando alguien está sudando como producto de la actividad deportiva.

En el único momento en el q quisiera q la vida sea producida por Disney es en los finales q sufren los malvados, por q ahí si el q la hace la paga, ya sea en el rey león, o en Blanca Nieves. Ahí si ya no tendríamos tantas personas q siempre salen impunes de sus malas acciones. Es más, acá roban y después se postulan para cualquier puesto político. Otros asesinan, y luego salen por falta de pruebas o buen comportamiento. En las películas fresas no hay un sistema judicial corrupto q se especializa en liberar a quien tiene billete, y los policías corruptos siempre reciben su castigo junto a quien los corrompió. Hasta quien utiliza una artimaña legal para hacer daño acaba recibiendo justicia por parte de la vida misma.

Para nadie es secreto q me encanta la lluvia, y me encanta caminar mientras disfruto de el agua recorriendo mi rostro. Tal como en las películas, pero en las películas resulta q muy pocas veces ocurre esto a personas utilizando ropa formal, por q en ese caso si es tema de preocupación el hecho de terminar enlodado y con el traje arrugado. Además en las películas no creo q les granice, colapsen las alcantarillas, o se produzcan los mega charcos, como ocurre en mi lindo Quito. Pero depende de la película, por q si se trata de una de Hugh Grant, fijo q un auto le moja justo en el momento del romántico beso; y eso, si q no me causa ninguna gracia.

La verdad en este párrafo debía estar escrito q la vida debería tener su propia banda sonora, pero mientras lo estuve escribiendo me pareció un tema lo suficientemente amplio e interesante como para merecer su propio post. Así q eso será para otra oportunidad.

En este punto, la verdad no se me ocurre otra manera en la q el cine supere a la emoción de vivir el día a día, por eso únicamente me queda la recomendación de siempre, pórtense mal para q la película de su vida sea interesante, y sean felices.

PD. Muéranse de envidia!! Me fui a digerir San Valentín en la Playa, y no me estorbó mi uno de los ochorrocientos deslaves q están aislando a la provincia de Pichincha en este feriado.

Spread my ashes to the stars.
Join the raw chaos at heart.
Spread my ashes to the stars.
Fall forever in the dark.

2 comentarios:

  1. Hola
    Tiene un buen blog.
    Lo siento no escribir más, pero mi español es malo escrito.
    Un abrazo de mi país, Portugal

    ResponderEliminar
  2. Ah pues gracias, suerte y espero tenerte de nuevo por mi blog

    ResponderEliminar